LIBRE DE QUÍMICOS

 

Hemos llegado a un punto en el que hemos olvidado que la naturaleza es perfecta tal como es. Cada vez es más habitual oir hablar de la comida de diseño elaborada en laboratorios. Estamos cargando nuestro organismo y al planeta de químicos que nos matan más 

rápido de lo que nos quieren hacer creer.